¿Muchas horas frente a las pantallas? Atenta a los daños que puede causar a tu piel

La luz azul que emiten los celulares y laptops juegan un rol importante en la salud de tu piel, incluso causando el mismo daño que la exposición solar.

Sabemos que usar el celular, notebook o tablet en la cama hace que sea mucho más difícil dormir bien por la noche. Pero resulta que nuestro hábito nocturno tiene otro efecto secundario: también está arruinando nuestra piel.

Un nuevo estudio de investigación sobre el impacto de las emisiones de luz azul en la piel ha demostrado que este tipo particular de luz puede causar daños por radicales libres en nuestra piel. Si bien estamos expuestos principalmente a la luz del sol, también se emite desde nuestras pantallas de TV, notebooks, tablets  y teléfonos, lo que significa que estamos recibiendo mucha más exposición de la recomendada, especialmente por la noche. Así como la luz azul engaña al cerebro para que esté alerta también evita que la piel entre en su modo vital de auto reparación. Cuando este proceso  natural se ve afectado durante la noche hay una acumulación de daños, que puede conducir a signos visibles de envejecimiento e incluso generar sombras debajo de los ojos.

¿Cómo trabaja la luz azul sobre la piel?

 La luz HEV (High Energy Visible, por sus siglas en inglés) es tan dañina, si no más, que los rayos UVA y UVB. Esta luz azul infringe el transporte de minerales dentro y fuera de las células, causando una función celular irregular y provocando daños en el ADN y envejecimiento prematuro de la piel.

¿Qué productos usar?

 Por trabajo a veces es difícil reducir las horas frente a las pantallas pero gracias a la cosmética contamos con grandes aliados que protegen la salud de nuestra piel.

  • Respetá la rutina de limpieza y como último paso aplicá diariamente factor de protección solar, 30 como mínimo.  Proteger tu piel del daño ambiental y la luz azul es una de las principales acciones para prevenir el envejecimiento prematuro en la piel.
  • La pantalla solar se aplica al menos media hora de exponerte a la luz azul o a la exposición directa al sol y se renueva cada dos horas.
  • Si te vas a maquillar agendá que los productos que apliques van siempre después de la pantalla. Si no sos de usar base podes incorporar las BB Cream que hidratan y aportan un toque de color.
  • Por la noche incorporá tratamientos antioxidantes y que estimulen la producción de vitamina C para ayudar a minimizar el daño de la luz azul.
  • No olvides tratar la delicada piel del contorno de ojos, que al fijar tantas horas la vista en las pantallas generamos mayor cansancio que se traduce en líneas y ojeras.

Por: Cecilia Castaño - Beauty Editor & Makeup Artist Juleriaque