Tónicos: porque es el producto que no puede faltar en tu rutina de belleza.

¿Dejaste este producto de lado? Lee la nota para saber porque marca la diferencia a la hora de limpiar tu piel.

Durante mi adolescencia, cuando empecé a cuidar mi piel y a usar cosméticos, el tónico era un producto imprescindible. No se concebía una rutina de limpieza sin este segundo paso antes de hidratar.

Sin embargo, en los últimos años escucho que cada vez menos personas lo usan, un poco seducidas por los productos “todo en uno” o “para qué si no me maquillo”.

Por eso hoy les quiero contar todos los detalles sobre los tónicos faciales, los que te garantizan frescura y luminosidad en tu piel.

¿Qué es?

Es un producto que ayuda a limpiar la piel en profundidad  removiendo impurezas y bacterias y a retirar por completo el resto de maquillaje y/o protección solar.  

Cuando limpiamos el rostro con agua normalmente llevamos nuestro ph a 7, por eso es fundamental como segundo paso aplicar un tónico y así devolver el pH 5.5 que normalmente tiene nuestra piel. En ese momento la piel queda preparada para recibir la hidratación y para que los productos de tratamiento que apliques luego penetren mucho mejor.

¿Cómo lo elijo?

Deberás hacerlo en función al tipo y necesidad de tu piel, ya que a lo largo del año la piel se expone a distintos climas y tratamientos.

Las pieles secas y/o sensibles se ven beneficiadas por los tónicos hidratantes ya que son calmantes y suavizan las líneas. Para las pieles mixtas lo mejor es optar por un tónico equilibrante que regule la zona T. En el caso de las pieles oleosas o con tendencia al acné sus aliados son los tónicos clarificantes que barren las células muertas. También hay tónicos específicos para trabajar sobre el tono desparejo o para mantener la firmeza y luminosidad de la piel.

¿Qué sucede si no lo uso?

Tu ph no se regula. Los productos de limpieza suelen ser bastante ácidos para que sean efectivos, lo que afecta de manera directa al pH de nuestra piel. Y solo el tónico será capaz de equilibrarlo.

Si tenés piel mixta a grasa hará que se engrose y se notarán más los poros, y en el caso de las pieles más secas, la falta de emulsión que aporta el tónico hará que se descame y deshidrate aún más lo que hará, entre otras cosas, que se noten más las líneas de expresión.

Mitos

Uno de los grandes mitos que han favorecido la caída del tónico como producto imprescindible en una rutina facial es el que afirma que no es bueno para las pieles sensibles. Ese no es cierto ya que hoy en día podes encontrar tónicos y lociones específicos para cada necesidad de la piel, incluso para las más sensibles.

Algunas personas han abandonado este producto porque sentían un leve hormigueo al aplicarlo pero la realidad es que un buen tónico tiene que picar un poquito tras su aplicación. Así sabrás que está funcionando. Es en ese momento en el que está haciendo su efecto equilibrador.

¿Cómo lo aplico?

Con discos de algodón deslizando suavemente sobre el rostro y pasando una sola vez. Si es en spray vaporizar a unos 20 centímetros del rostro y dejar secar. También hay tónicos faciales hidratantes y nutritivos que son de textura más espesa, en ese caso lo mejor es colocarlo sobre las palmas de las manos y llevar hacia al rostro realizando suaves presiones. Y como todo producto dentro de una rutina de limpieza se utiliza a la mañana y a la noche, ¡sin excusas!

El tónico facial es clave para tener una piel de calidad. No dudes en incluir este paso en tu rutina. Notarás la diferencia y tu piel te lo agradecerá.

Si tenés dudas sobre éste producto o querés contarnos cómo cambió tu piel cuando lo incorporaste a tu rutina escribinos en los comentarios.

Por: Cecilia Castaño - Beauty Editor & Makeup Artist Juleriaque